Es evidente que el cultivo intensivo y tecnificado de choperas, esto es, la Populicultura, es una opción cultural de máximo interés tanto desde el punto de vista de su rentabilidad intrínseca como desde la óptica de su efecto de complementariedad en la explotación agraria, actualmente caracterizada por una menor ocupación y necesitada de actividades agrarias de tiempo parcial.

Sin embargo, la Populicultura no es ajena a una serie de problemas y dificultades que acaso constriñen el desarrollo potencial de un cultivo de gran importancia desde la óptica de su contribución a la producción de madera de calidad y de sus externalidades de carácter medioambiental.

Según los datos aportados por los distintos países que participaron en la I Conferencia Internacional sobre el Futuro del Chopo (2003), la superficie actual dedicada al cultivo intensivo y tecnificado de chopos a nivel mundial, se aproxima a los tres millones de hectáreas, de las que dos terceras partes se encuentran en China.

De las aproximadamente 100.000 ha existentes en España, destaca la Comunidad de Castilla y León con una superficie de unas 45.000 ha, lo cual representa el 2 % de la superficie forestal total de la región.

En el caso particular de la provincia de Soria, se puede indicar que la superficie total de plantaciones de choperas asciende a un total aproximado de 2.600 ha, repartidas en unas 400 plantaciones individuales. Este dato procede del 3er Mapa Forestal Español, publicado en el año 2003, el cual constituye la estadística disponible que más puede aproximarnos a la cuantificación actual del número de choperas existentes en la provincia y de su superficie.

 pulsar para ampliar

Por Comunidades Autónomas destaca Castilla y León, con unas cortas anuales en torno a los 300.000 m3.

De los 750.000 m3 de madera de chopo que se cortan anualmente en España, aproximadamente el 70 % se destina para la transformación en desenrollo y el resto se destina a aserradero y trituración. Las cifras son más o menos las siguientes:

- 525.000 m3 para desenrollo
- 150.000 m3 para sierra
- 75.000 m3 para trituración

Respecto del desenrollo, el tablero de envase consume actualmente alrededor del 60 % de la madera y el 40 % restante se dirige al tablero industrial.



La utilización del chopo para la fabricación de tablero contrachapado exige las mejores cualidades de la madera, y se puede considerar como el factor desencadenante del desarrollo de la Populicultura actual. El tipo de madera ligera propia del chopo, su homogeneidad, y sus buenas cualidades, convierten al chopo en una especie apta para esta singular modalidad de producción de tablero. Para que una troza sea apta para desenrollo, es necesario un diámetro mínimo de 23 cm.

El tablero contrachapado es aquel formado por chapas de madera encoladas, en las cuales, las fibras de dos chapas consecutivas, forman un ángulo de 90º. El hecho de que el tablero contrachapado esté formado por un número impar de chapas con la dirección de sus fibras cruzadas hace que sus propiedades mecánicas sean superiores a las de las chapas sueltas por sí solas.