El hecho de manejar fuertes inversiones durante un periodo de tiempo relativamente elevado antes de obtener ningún beneficio, obliga al propietario forestal a hacer un examen exhaustivo de tipo económico-financiero, en el que influyen distintas variables a tener en cuenta.

La inversión necesaria para implantar la masa arbórea para el espaciamiento de 6 x 5 m, los gastos de plantación ascienden a 3.084,73 €. Se incluyen aquí todos los gastos anuales destinados a mejorar la cantidad y/o calidad de madera a obtener, así como los gastos destinados a preservar y conservar la masa en buen estado.

Gastos de explotación de una hectárea de chopera de Populus x euramericana, a raíz profunda sin riego y con un espaciamiento de 6 x 5 m, perteneciente a la CLASE II de productividad son:

El único ingreso a percibir será el correspondiente al valor de venta de la madera que se obtenga al cabo del turno de corta. El precio de la madera de chopo viene determinado fundamentalmente por el volumen medio de cada árbol. Eso es debido a la estrecha relación existente entre dicho volumen medio y el teórico rendimiento maderable, sobretodo de cara a la transformación industrial en desenrollo. Otros factores que influyen en la determinación del precio están relacionados con la homogeneidad de los árboles, la calidad tecnológica de la madera, la ausencia de defectos provocados por plagas y enfermedades, la ausencia de ramas o nudos como consecuencia de podas bien efectuadas, la accesibilidad a la chopera, etc.

Los ingresos previsibles, para la clase de Productividad II, de una hectárea de chopera de Populus x euramericana, a raíz profunda sin riego y con un espaciamiento de 6 x 5 m.

Una vez conocida la estructura de cobros (por venta de la madera en pie con corteza en el año que se considere, y la de pagos estamos en condiciones de concretar los métodos más habitualmente empleados en el análisis de inversiones.

En el siguiente cuadro se ofrece un resumen con los indicadores de rentabilidad más representativos de la inversión de una plantación de chopos bajos las condiciones consideradas y en función de las clases de Productividad establecidas (I, II y III), y de las tasas de descuento fijadas (6%, 4,5%, 3,5% y 2,5%).

Si consideramos Margen Neto (MN) como la diferencia entre la producción bruta y los gastos variables y fijos y, en el caso del chopo, se equipara al VAN, tendremos para cada clase de productividad y tasa de descuento los siguientes valores:

Si tomamos el MN/ha y año correspondiente a la tasa de descuento 3,5%, por considerarse como un tipo de interés en el contexto económico actual, y lo comparamos con el MN del resto de cultivos herbáceos que podríamos poner en esos terrenos, tendremos:

(1) Alternativa de regadío es la media de un ciclo de tres años frecuente en terrenos de regadío en la provincia de Soria (remolacha, trigo y maíz).

En un entorno económico estable (bajos tipos de interés y demanda de madera de chopo creciente) y en las estaciones de buena calidad, las plantaciones de chopo muestran umbrales de rentabilidad aceptables que le hacen competir con diversos cultivos agrícolas. No obstante, bajo ciertos escenarios de agricultura intensiva, el chopo no alcanza las rentabilidades de los cultivos hortofrutícolas.

Debido a que en las condiciones actuales el interés de mercado se acerca al 3,5%, se considera que la actividad es recomendable siempre que el terreno sea apto para obtener choperas de producción pertenecientes a la Clase I ó II. En el caso de la Clase III, se admite con reservas la rentabilidad a obtener en dichas choperas, si bien cabe la posibilidad de optimizar en cierto grado la inversión con la ayuda de subvenciones que no se han tenido en cuenta en el capítulo de análisis de rentabilidad, ya que la concesión de las mismas depende de otros factores aparte, ajenos a la plantación. De cualquier modo, la influencia que en el análisis final de la rentabilidad tienen las subvenciones comunitarias en el caso del chopo, es mucho más reducida que en el caso de los cultivos agrícolas.